marzo 23, 2010

jugando a World of Warcraft

Seguramente los que me conocen saben que desde hace ya un buen tiempo le he invertido muchas horas de mi vida a World of Warcraft, un juego bastante completo, interesante y sobre todo adictivo. En tanto tiempo ya tengo varios personajes regados por ahí, mi personaje principal es un mago en el servidor latino Drakkari, se llama Arioch y tiene dos especialidades fuego y hielo.






Mi jornada en WoW  ha sido interrumpida varias veces, en ocasiones por la escuela, el trabajo o simplemente porque me he dedicado a otras cosas. Actualmente mi cuenta está congelada y espero reactivarla el próximo mes pero mientras estaré jugando mis 10 días de prueba de una cuenta temporal que abrí.


Para los que nunca se han acercado a WoW, es un juego de rol, en el que cada jugador asume el control y la responsabilidad de su personaje y el rol que le toca jugar. Puedes elegir entre dos facciones: Alianza y Horda, dentro de cada facción hay cinco razas (distintas entre alianza y horda) y a su ves hay diferentes clases.
Las razas de la alianza son humanos, enanos, nomos, elfos de la noche y draeneis.
Mientas que la horda está formada por orcos, trols, elfos de sangre, no muertos y taurens.


Y en cuanto a las clases son las mismas para ambas facciones, entre las clases encontramos: magos, guerreros, shamanes, sacerdotes, cazadores, brujos (warlocks), pícaros (rogue), paladines, druidas y una clase especial tipo héroe (muy al estilo supuestamente de Warcraft 3) el caballero muerto.
Por ejemplo, puedes hacer un personaje humano (perteneciente a la Alianza) que sea un mago, o puedes hacer un personaje Orco (de la Horda) que sea un guerrero, cada uno con habilidades distintas, poderes, diferente tipo de armadura, etc.


Durante el juego tienes que ir interactuando en un vasto mundo creado por Blizzard donde vas cumpliendo misiones ayudando a los personajes manipulados por la computadora y/o a los demás jugadores en línea. Al brindar estos servicios te haces acreedor a experiencia, dinero (virtual únicamente válido en el juego obviamente), armamento y reputación, con ello vas haciendo cada vez mas y mas poderoso a tu personaje y abriéndole la puerta a zonas del mundo mas peligrosas y por lo tanto a mejores recompensas.


WoW tiene una economía muy fuerte, tanto dentro del juego como en el mercado negro en la vida real. Existe dentro del juego una casa de subastas donde los jugadores intercambian o venden los items que a ellos no les sirven y que pueden ser útiles para los demás, existe un fuerte modelo de economía dentro del juego que se ve afectado como los mercados de la vida real por la oferta y la demanda, así como por tratos justos y no tan justos, precios caros y abusos por algunos jugadores que obtienen items que nadie mas tiene.
Blizzard se ha preocupado por incorporar grandes elementos en el juego que lo hace cada vez mas interesante. Puedes aprender dos profesiones a escoger para ganarte la vida, entre ellas se encuentra la herbolaria, alquimia, herrería, minería, sastrería, encantamiento, escriba, etc. y además adquirir tres profesiones básicas disponibles para todos: primeros auxilios, pesca y cocina. Todas estas profesiones son la principal fuente de ingresos dentro del juego y entre mas las perfecciones mayor provecho podrás sacar de ellas. Por supuesto como todo trabajo no es tan sencillo alcanzar los mas altos niveles de excelencia.


En fin, todos estos detalles tan interesantes del juego han hecho que me guste tanto, que hoy escriba este post acerca de él y que me este preparando para volver al juego poco antes de la tercer expansión en puerta: Cataclysm
A todos aquellos que no están tan seguros del juego, denle una oportunidad, pueden descargarlo gratuitamente y tener 10 días de prueba, créanme, no se van a arrepentir.